Ministerio de Desarrollo Social

Aa Aa Aa A

Escolaridad promedio de los chilenos aumentó a 11 años en 2015

Escolaridad promedio de los chilenos aumentó a 11 años en 2015

La Encuesta Casen 2015 revela que desde 1990 la escolaridad subió en 2 años. Además por primera vez se entregan datos de deserción escolar, que muestran que, entre la población de 14 a 17 años, un 2,5% ha abandonado sus estudios y un 0,9% ha desertado del sistema.

Santiago, 29 de diciembre de 2016.  Esta mañana el Ministro de Desarrollo Social, Marcos Barraza, junto a la Ministra (S) de Educación, Valentina Quiroga y las subsecretarias de Evaluación Social, Heidi Berner; y de Educación Parvularia, María Isabel Díaz, presentaron los resultados de Casen 2015 en Educación, que en esta versión de la encuesta incorporó por primera vez preguntas sobre deserción y abandono escolar.

En el caso de Educación, además de estos dos aspectos mencionados, la Encuesta de Caracterización Socioeconómica considera datos sobre años de escolaridad, asistencia a clases en todos los niveles educativos (parvularia, básica, media y superior), áreas de estudio en educación superior e ingresos autónomos de los hogares por tramo de edad y escolaridad.

Entre los principales resultados, el Ministro Barraza destacó que “el aumento en los años promedio de escolaridad, ya que tomando en cuenta la serie de datos desde 1990 a 2015, se observa un incremento de dos años de estudio de la población de 15 ó más años, alcanzando en la actualidad a 11 años de escolaridad”. Este indicador, además, muestra aumentos significativos tanto en hombres como en mujeres, así como también en todos los grupos etarios.

En este contexto, el Secretario de Estado sostuvo que “lo primero que confirma la Casen es que las familias y personas le otorgan mucha importancia a la educación, y eso es un cambio cultural significativo de los últimos 20 o 30 años, en el entendido que progresivamente las familias apuestan y se esfuerzan porque sus hijos lleguen a la educación pre escolar, básica, media y superior, y en ese sentido el porcentaje se ha ido incrementando”.

En esta misma línea la Ministra (s) de Educación, señaló que “el tener más años de educación es un factor determinante en el desarrollo de las personas, y por eso que la Presidenta ha puesto en el centro de su programa de gobierno la Reforma Educacional, porque su impacto sobre las familias, su bienestar y el desarrollo del país es fundamental”.

Y agregó que “hoy tenemos un avance significativo en gratuidad, el año 2016 con 30 universidades en régimen de gratuidad, para el año 2017 tenemos 32 universidades y 12 centros de formación técnica e institutos profesionales y, por lo tanto, esperamos que las próximas ediciones de Casen este tipo de políticas vayan teniendo más efecto”.

En cuanto al nivel de educación, se destaca que un 30,3% de la población de 25 años o más ha alcanzado la educación media completa y un 19,8% ha alcanzado la educación superior completa. Ambas cifras muestran un aumento significativo respecto a 2013, en que el porcentaje de personas de 25 o más años que tenía educación media completa llegaba al 29,4% y el porcentaje que alcanzaba la educación superior completa era de un 18,5%.

Asimismo, la información recogida por Casen 2015 ratifica que el nivel de escolaridad continúa siendo relevante en el acceso a empleo e ingresos, ya que en el período de levantamiento de la encuesta (noviembre 2015-enero 2016) se encontraba ocupado el 85,4% de los hombres y el 73,1% de las mujeres que había completado la educación superior, mientras que entre quienes sólo tenían enseñanza básica completa, estaba ocupado el 67,7% de los hombres y el 33,1% de las mujeres. Además se observa que los años de estudio influyen en el ingreso, puesto que una persona que completó 12 años de estudio alcanza un ingreso mensual promedio de $347.084 mientras que una persona que completó 17 años de estudio, lo que equivale a una carrera universitaria completa, alcanza un ingreso mensual promedio de $975.872 (pesos de noviembre 2015).

En cuanto a la asistencia escolar (medida a través de tasas netas), se aprecia que entre la población de  0 a 5 años, que debiera cursar educación parvularia, la tasa continúa siendo menor a la observada en otros niveles, alcanzando el 50,3% según Casen 2015. En el caso de la población de 4 a 5 años este indicador supera el 90%, registrando un aumento significativo de 2,7 puntos porcentuales respecto de 2013 cuando llegaba a 87,4%. En el caso de los niños y niñas que no asisten a clases se señala como principal razón que “no es necesario porque lo(a) cuidan en la casa” con un 77,7% y un 67,3% respectivamente, entre la población de 0 a 3 años y de 4 a 5 años.

Al respecto la Subsecretaria Díaz dijo que “parte de la política que estamos realizando tiene que ver con que las familias adquieran confianza, seguridad y también validen la educación parvularia como el primer piso educativo. En este sentido estamos apostando por una política integral que toma varios factores: salas cuna y jardines infantiles con altos estándares, la carrera docente que representa una muy buena noticia, y la certificación y fiscalización de los jardines infantiles”.

En los demás niveles de educación, en tanto, se mantienen las altas tasas de asistencia destacando la educación media que en 2015 alcanza al 73,6%. A pesar de ello, el primer decil de ingreso continúa con una tasa inferior al 70%.

En este contexto, la Subsecretaria Berner explicó que “por primera vez podemos medir con información de Casen 2015 el rezago y la deserción escolar. Esto, en consistencia con el indicador de rezago incorporado en pobreza multidimensional“.                     

En cuanto a la deserción escolar, se revela que entre la población de 14 a 17 años, que debiera asistir a la educación media, un 2,5% había abandonado sus estudios y un 0,9% había desertado del sistema de educación escolar. En relación al rezago escolar se observa que un 5,4% de las personas que asiste a enseñanza media se encuentra en dicha situación.

 

 “Casen 2015: Ampliando la mirada de la pobreza y desigualdad”