Saltar Menú e ir a contenido de la página
Accesabilidad Universal
Reducir texto
Aumentar texto
Contraste

Ministerio de Desarrollo Social

Menú móvil

Ministerio de Desarrollo Social

Gobierno de Chile

Menú Principal
sábado 06 de octubre, 2018

En una fiesta para los niños y las familias, ministro Moreno inauguró Parque Feliz 2018 en beneficio de Pequeño Cottolengo

Este viernes en el parque Bicentenario de Vitacura el ministro de Desarrollo Social, Alfredo Moreno, inauguró Parque Feliz 2018, fiesta que durará todo el fin de semana y que busca reunir fondos para atender a los 660 residentes de los hogares de la fundación Cottolengo.

El titular  de  la  cartera, junto con extender una invitación a las familias de Santiago para que asistan a la feria y colaboren con la fundación, señaló: “No hay ninguna posibilidad de que esta tarea la podamos resolver solo los gobiernos, el Estado. No hay ni los recursos ni las capacidades ni los talentos. Aquí se necesita corazón, dedicación, ideas, el aporte de la empresa privada, llamar a la conciencia de las personas, todos esos esfuerzos hay que sumarlos para cambiar las formas en que se aborda la vulnerabilidad”.

En la inauguración también participaron la subsecretaria de Niñez, Carol Bown; la seremi de Desarrollo Social de la RM, Catherine Rodríguez; y el alcalde de Vitacura, Raúl Torrealba.

Las actividades contarán con 1.500 voluntarios y más de 70 actividades para este 5, 6 y 7 de octubre, con juegos mecánicos, espectáculos, animaciones, concursos, bailes, karaoke, cuenta cuentos, entre otras actividades para toda la familia.

Cabe destacar que Cottolengo acoge de forma integral a niños, niñas, jóvenes y adultos, en su mayoría en situación de abandono y de discapacidad física e intelectual severa que viven en los centros de Cerrillos, Rancagua, Quintero y Los Ángeles, a los que  se les entrega atención especializada y personalizada para mejorar su calidad de vida. El 60% del presupuesto anual se financia con los aportes de benefactores, por eso  la importancia de esta  actividad.

La mayoría de las personas que son atendidas llegan a Cottolengo cuando son niños, y permanecen en él toda su vida. Hoy, el 90% de los internos son adultos y solo el 10% son niñas y niños.