Saltar Menú e ir a contenido de la página
Accesabilidad Universal
Reducir texto
Aumentar texto
Contraste

Ministerio de Desarrollo Social

Menú móvil

Ministerio de Desarrollo Social

Gobierno de Chile

Menú Principal
Una medida inédita que obtuvo resultados tanto a nivel práctico como mediático es evaluada por la Seremi Metropolitana de Desarrollo Social, Catherine Rodríguez.
miércoles 25 de julio, 2018

Evaluando las primeras activaciones del Código Azul en la Región Metropolitana

Una medida inédita que obtuvo resultados tanto a nivel práctico como mediático es evaluada por la Seremi Metropolitana de Desarrollo Social, Catherine Rodríguez.

Región Metropolitana,  25 de julio.- Para el pasado martes 17 de julio, se activaba oficialmente el primer Código Azul en la Región Metropolitana. Esta medida, anunciada por la Seremi Metropolitana de Desarrollo Social Catherine Rodríguez, es un plan de emergencia que se implementa cuando las condiciones climáticas sean extremas y pongan en riesgo a quienes viven en situación de calle. Como tal, el Código Azul ha sido implementado exitosamente en grandes ciudades del mundo y se trata de duplicar la oferta de cupos y atenciones existentes para personas en situación de calle.

¿Bajo qué condiciones se activa el Código Azul? Hay dos posibilidades: precipitaciones medias-intensas con una temperatura de cinco grados centígrados o inferior, o bien, cuando las temperaturas bajan hasta los cero –o menos- grados centígrados.

Ya para la primera activación del Código Azul el pasado 17 de julio, se habilitaron 4 refugios temporales en las comunas de Santiago, Independencia, Estación Central y Puente Alto. Para estos recintos se dispuso una capacidad total de 370 albergados, calculando una cama y una ración de alimento para cada cual. Sin embargo, sólo se hizo disposición efectiva de 159 camas, ocupando sólo el 43% de la capacidad instalada. Esto, según los datos de la Central de Coordinación.

Además, se agregaron 9 rutas sociales, que consisten en operativos móviles -vehículos que recorren las calles entregando alimento y ropa de abrigo a las personas que desean permanecer en la calle-, y móviles de traslado, que son vehículos que ofrecen transporte a las personas en situación de calle a los albergues. Incluso, se creó alojamiento para las mascotas de los refugiados.

Para la segunda ocasión, durante el Código Azul activado el 19 de julio, la oferta de camas aunmentó en 10 plazas y la de operativos se repitió, pero esta vez, según datos de la Central de Coordinación, fueron 231 las camas ocupadas, representando un 63% de la capacidad total instalada por Código Azul.

Y para la tercera activación de la flamante medida, anunciada para el domingo 22 de julio y posteriormente prolongada hasta el miércoles 25 de julio, la tasa de ocupación efectiva de las plazas disponibles siguió creciendo.

Según volvió a reportar la Central de Coordinación, durante la noche del 23 al 24 de julio, se utilizó la totalidad de las plazas dispuestas por el Plan de Invierno en la Región Metropolitana. Sin embargo, se utilizaron 282 de las 355 camas de la capacidad instalada por Código Azul, habiéndose ocupado entonces el 72% de su capacidad.

Desde el 1 de enero de este año, en los Centros Temporales de la Región Metropolitana se ha recibido un total de 72.065 albergados en 203 días. Vale decir que para estos efectos, no se contabiliza al número personas atendidas, sino la cantidad de veces en que personas en situación de calle dispusieron de una cama.

Bajo este mismo criterio, el Plan de Invierno, instalado el 15 de mayo en la RM, ha atendido 44.838 plazas en 44 días además de realizar 20.765 atenciones en calle. Por último, el Código Azul, ha hecho lo propio con 529 refugiados y 2.335 atenciones en calle en la RM. Todo esto, desde el 24 de junio.

En cuanto a la oferta diaria, al día 23 de julio de 2018, los Centros Temporales ofrecen 355 camas, mientras que la capacidad instalada por el Plan de Invierno llega a las 973 camas. Y por Código Azul, esta capacidad aumenta en 370 plazas, otorgando a la RM una capacidad total de 1698 camas.

Pero más allá de estos datos, la Seremi Catherine Rodríguez también quiso compartir su perspectiva de este primer Código Azul en la región: “Cumplió las metas que esperábamos, que era tener más camas en la Región Metropolitana para que las personas que quisieran ir a un albergue o refugiarse del frío, pudieran asistir. Eso lo cumplimos a cabalidad: aumentamos en 370 nuestra capacidad de camas en la región”.

“¿Desafíos a futuro? Aumentar la cobertura y además la difusión. Como estos refugios no forman parte de la oferta programática regular del Plan Invierno, hay mucha gente que no sabe que están funcionando. Entonces, ése es nuestro desafío para la próxima ocasión”, evaluó la autoridad.